Ébola: un sistema sanitario en crisis

0

Mientras Francia ha prometido 70 millones de euros para luchar contra el ébola, la Comisión europea otros 150 millones y el Banco mundial 400 millones de dólares, Coordination SUD —la plataforma de coordinación de las ONGs francesas de solidaridad internacional— llama a que se cumplan cuanto antes estas promesas de donaciones para que se puedan poner en marcha los recursos logísticos y humanos necesarios para el control de la epidemia de ébola.

El despliegue de la UNMEER (Misión de la ONU para la Respuesta de Emergencia al Ébola) es evidentemente una buena noticia. Asimismo se ha de agradecer la promesa de enviar a África occidental dos millones de equipos de protección, 470 vehículos todoterreno y al menos cinco helicópteros.
Pero las necesidades son enormes y la ONU estima que se necesitan al menos 1.000 millones de dólares para luchar de modo eficaz contra el ébola y que su sola intervención no será suficiente. Hoy en día hace falta movilizar a todos los actores: organizaciones gubernamentales, ONGs, Estados, empresas privadas, etc.

La falta de recursos humanos

Lo que también está en el centro de la lucha contra el ébola es la cruel falta de recursos humanos. En Sierra Leona, donde interviene Solthis, ya se podía comprobar la gran insuficiencia de personal médico calificado incluso antes del brote de fiebre hemorrágica. Hoy en día ese personal médico es el más expuesto a la infección y el que ha sido movilizado prioritariamente contra el ébola, lo que causa una disminución drástica de los médicos en otros servicios. Por eso las ONGs de Salud de la plataforma Coordination SUD se preocupan por el futuro de todos los enfermos de los países afectados por la epidemia, precisamente cuando el acceso a la sanidad y a la asistencia sanitaria están impactados gravemente.

La iniciativa por parte de Francia de financiar un nuevo centro en Guinea Forestal así como la llegada de médicos chinos y cubanos a Liberia y Sierra Leona son evidentemente buenas medidas, aunque insuficientes para compensar el abismal déficit de los recursos humanos que harían falta para controlar la epidemia.
Desde luego, las campañas de sensibilización de las poblaciones forman parte de las primeras medidas que hay que tomar para reducir los riesgos de contaminación y, por tanto, de propagación de la epidemia.

Las medidas que hay que tomar en los centros de salud son, en primer lugar, la aplicación de las recomendaciones estándar de la OMS y la organización de los recursos logísticos para distribuir los pacientes, detectar los casos sospechosos, tratar y aislar a los infectados —algo que no siempre se hace ni se puede hacer in situ—.

En segundo lugar, al equipar al personal médico en general, se garantiza por ejemplo que, en los principales centros hospitalarios, todas las unidades/ servicios de los centros de salud están equipadas y no sólo los servicios dedicados al tratamiento del ébola. Así por ejemplo en Sierra Leona y en Guinea, las unidades de prevención y control del VIH a las que Solthis apoya en los grandes hospitales de la capital o de su periferia no han recibido aún los equipos de protección y estamos buscando ahora los fondos necesarios para el pedido y el transporte del material.

Compartimos con otras ONGs de la plataforma Coordination SUD un mismo diagnóstico: hay que encontrar vías alternativas para llegar a los enfermos que han dejado de acudir a los centros de salud. Por ejemplo, una de esas vías es la movilización a través de redes comunitarias acerca de la prevención y la continuidad de la asistencia sanitaria. Se trata de dar una formación a las asociaciones locales para que vayan al encuentro de las familias.

La ruptura de la cadena sanitaria

En el hospital pediátrico de referencia de Freetown, el Ola During, el número de niños atendidos por VIH pediátrico que no han acudido a consulta duplicó entre julio y agosto. El equipo de Solthis apoya la red NETHIPS (Network of HIV Positives in Sierra Leone) de personas que sufren del VIH/Sida, así como la red HAPPY (HIV/AIDS Prevention Project for Youth) para ayudarlas a encontrar a los niños seropositivos que no acudieron a su última cita médica. Solthis forma a voluntarios, proporciona tarjetas telefónicas y pone a disposición sus vehículos. Queremos extender esta acción a la localización de los adultos seropositivos perdidos de vistos.

En Guinea y en Sierra Leona también queremos organizar en los centros a los que apoyamos formaciones sobre la higiene hospitalaria y sobre los modos de transmisión del ébola para profesionales sanitarios.

Hay una verdadera toma de conciencia de la gravedad de la situación. Llegan promesas de donaciones de Francia, de la Comisión Europea o del Banco Mundial, pero, una vez más, las necesidades son enormes. Por eso las ONGs de Salud de la plataforma Coordination SUD llaman a se cumplan cuanto antes estas promesas para que se puedan apreciar rápidamente sus efectos en el terreno.

Por lo demás, no entendemos por qué el gobierno francés no autoriza que se reanuden los vuelos a Freetown y Monrovia. Esperamos asimismo la garantía que Francia se encargará de evacuar al personal médico internacional en caso de infección, sea cual sea su nacionalidad. Esta condición es esencial para facilitar la salida del personal médico internacional que desempeña un papel clave en la lucha contra la epidemia.

Esperamos que la Unión africana y los países de la subregión eliminarán las barreras arancelarias relativas al tránsito del material o de los recursos humanos necesarios a la lucha contra el ébola. Si no, ¿cómo llegará la ayuda a las zonas en las que la epidemia se agrava si los países afectados están aislados?
Sin desbloqueo de los fondos públicos o privados, las ONGs tampoco podrán seguir actuando junto con otros actores para participar en la lucha contra el ébola y sus catastróficas consecuencias sistémicas en el terreno, cerca de las poblaciones. No hemos terminado de sufrir los impactos sociales y económicos del ébola: la imposibilidad del acceso a la sanidad, la desnutrición, el aumento de los precios, la penuria de las mercancías.

La traduction de ce texte a été réalisé par les étudiants du Master 1 CICM, de l’Université Stendhal, Grenoble.

Grotius International

Grotius International

La rédaction de Grotius International.